Reciclando ropa vieja con técnicas viejas.

El reciclaje esta en boca de todos y es un reto para los ingenieros de hoy en día, pero este concepto en realidad siempre ha estado presente en los hogares, solo que no sabíamos que se llamaba reciclaje. Hay técnicas y labores domesticas que se han ido olvidando para luego volver causando furor como si fuese algo nuevo y ese es el caso del ganchillo.

Esta semana he decidido reciclar un viejo pantalón de pijama, para convertirlo en parte de la tapicería de un pequeño puf.

pijama

Mi mujer aplaude este proyecto porque me he desecho de un pijama que al parecer no le gustaba (suele pasar con la ropa que mas comoda queda).

Ahora surge como moda el trapillo que no es mas que una bobina de un trozo de tela que se va tejiendo tal como se haría con el ganchillo o crochet. La ventaja del trapillo y lo que lo hace mas atractivo que el clásico ganchillo, es que al ser el material mas voluminoso, tejiendo poco ves que abarcas mucho, y por lo tanto ves resultados de inmediato sobre lo que tejes.

recorte pijama

Para obtener el trapillo se hacen cortes en paralelo e incompletos por el tubo que conforma una de las piernas del pantalón, luego se completa el incio del segundo corte con el fin del tercero, el inicio del tercero con el fin del cuarto y así sucesivamente hasta que se obtiene un ovillo.
ovillo pantalon

terminado

En la ultima foto muestro todo lo que puede rendir la pierna del pantalón ya tejida.

Y tú, te animas a reciclar?

Leave a Reply